Jore Barboza

Creo en la creatividad en todas sus manifestaciones. Nunca he llevado una educación institucionalizada del tema, pero, haciendo memoria, he logrado recordar a mis primeros mentores.

Mi primera figura influyente de narrativa es nada menos que mi madre. Por la noches nos leía cuentos antes de dormir y siempre nos motivo, a mis hermanos y a mí, a jugar. Jugábamos libres, mezclábamos las cosas, lo que llamarían ahora “romper los moldes”. Recuerdo que teníamos cada uno sus juguetes favoritos: mi hermano David, los monstruos, mi hermana Guisselle, las muñecas, yo prefería los autos. Nuestras sesiones de juego era como un sitcom en la casa de las muñecas. Ahí convivían los monstruos, las muñecas y los autos. De vez en cuando se embarcaban en misiones para rescatar objetos místicos, eso sí, todos juntos, chicas, chicos, dragones, camiones, bolinchas, todo lo estuviera a nuestro alcancé.

Mi segundo mentor es mi padre. Me enseño que los dibujos complejos están hechos de lineas y puntos. Es tan simple y maravilloso, porque, no importa la complejidad de la ilustración, todo comienza por una linea, luego otra, luego otra, un punto, etc, etc. Ese modelo lo he aplicado a todos los aspectos de mi vida. Cuando he tenido una situación compleja, trato de ver los primeros trazos, las primeras formas básicas que le dieron forma hasta llegar al punto de la complejidad.

La mezcla de estas dos instituciones me ha convertido en una persona curiosa. Busco los primeros trazos, la estructura, como me enseño mi padre. Además trato de imaginar cómo serían las cosas si cambiamos el orden de los factores, como lo aprendí con los juegos de mi madre. Pienso de forma romántica y un poco ingenua, que las idea están ahí, en un limbo para paralelo a nuestra realidad y que cuando nos tocan, nuestra tarea es darle vida en la forma más conveniente para ellas, una canción, ilustración, cuento corto, bordado, tatuaje, en fin.

Como persona curiosa y enamorada, he coqueteado con varias ramas de la creatividad. Esto me ha llevado a diferentes partes del árbol y a ninguna en particular. Así que, en esta parte del camino, he decidido enfocarme en dos cosas: Escribir e ilustrar. Quiero englobar todas las cosa que he aprendido en mi peregrinaje, las útiles y las inútiles para darle fuerza a estas dos pasiones. Quiero ver qué resulta de esto, pero soy consciente de que el diablillo de la procrastinación disfrazado de curiosidad me seguirá tentando en el camino.

Cursos

Listas de cursos

Proyectos

Escuelas