Ana Gámiz

Periodista por vocación y hacedora de sueños por azar; así me gusta llamar a mi trabajo en producción, puede sonar raro, pero si le ponéis acento argentino suena genial. Desde siempre he sentido la necesidad de contar historias. De pequeña era la corresponsal del patio de la escuela, si había lío, ahí estaba yo para recoger testimonios, y si la cosa estaba tranquila, organizaba al personal e inventaba mis propios cuentos. Ahora, en este gran patio que es la vida, ¡ahora me gano la vida siendo niña!

Ficha profesional