Ilustración

Iván Floro, el artista autodidacta tras las portadas de C. Tangana

Hablamos con el pintor sobre su proceso creativo junto al músico, sus influencias y cómo estudia arte solo en Internet

Iván Floro pasó de ser un chico de 27 años que pintaba muy bien, a ser considerado una de las nuevas promesas del arte. Y sucedió en cuestión de meses. Desde que el músico madrileño C. Tangana lo eligió para ilustrar la portada de El madrileño, el disco que está batiendo récords de la música en España, su popularidad ha tenido un crecimiento vertiginoso. Sin darse cuenta, Iván se ha convertido en representante de una estética emergente que une el arte impresionista con ciertos guiños a postales noventeras que representan la infancia de su generación.

Desde su casa en Mataró, una ciudad costera cerca de Barcelona, hablamos con el pintor sobre su visión del arte, su proceso de autoeducación como artista y su particular visión del éxito.

Autorretrato. Por Iván Floro.
Autorretrato. Por Iván Floro.

Iván ¿cuál es tu formación artística? ¿es cierto que no has estudiado formalmente?

Me he ido formando por mi cuenta. Cuando era niño me gustaba dibujar pero después de estudiar bachillerato me puse a trabajar y no pinté por un tiempo. Luego sí que hice un curso de cómic pero no llegué al año. Ahí aprendí cositas, sí, pero lo que destaco es que conocí a un amigo, nos pusimos a hacer música y se abrieron otras puertas, por ejemplo, me acerqué un poco al tatuaje.

Luego he ido a workshops dedicados a artista puntuales para entender cómo resolver ciertas cosas, de la forma en que lo hacían ellos. También me llevé consejos muy puntuales. Por ejemplo, algo que me dijeron y siempre aplico es “no te enamores de tu pintura”. Si te enamoras mucho, tendrás miedo de cambiar tu pintura y entonces no arriesgarás.

"El miedo está en casa". Por Iván Floro.
"El miedo está en casa". Por Iván Floro.

¿Ser autodidacta te ha beneficiado o limitado?

No lo sé realmente. Cuando era niño era bueno y mi madre le decía a mi padre "¿lo apuntamos a dibujo?", "¿lo apuntamos a pintura?". Y mi padre decía, “no, porque lo van a poner a pintar un bodegón, se va a aburrir y lo va a terminar abandonando. Deja que vaya dibujando lo que le gusta". Otros padres hubieran dicho "esto hay que explotarlo" y por ahí, si lo hubieran hecho, yo ahora estaría mejor situado, o no, ¿quién sabe?, tal vez odiaría la pintura como le pasa a tantos niños. Creo que fue bueno que no me presionaran para lograr nada en especial.

¿De qué manera te relacionas con el arte? ¿Dónde encuentras tu inspiración e influencias?

Por Internet puedes ver pinturas que acaban de salir y pinturas antiguas con una calidad estupenda. Ya casi que no hecho ni en falta ir a museos. Me gustan pero luego, cuando voy, a veces me agobio. Me saturo. No llego a disfrutarlo. Siento que muchas veces disfruto más una pintura en casa, tranquilo y mirándola en el ordenador, haciendo zoom y cosas así.

He tenido la sensación de aprender más mirando una obra en casa, a mi modo, que en un museo.

A veces en el museo tienen la obra muy arriba, o brilla o hay gente. Estás allí y dices “voy a estudiarla”, pero es más difícil concentrarte. He tenido la sensación de aprender más mirando una obra en casa, a mi modo, que en un museo.

Iván Floro utiliza mayormente óleos, aunque le gustan las acuarelas para salir a pintar imágenes pequeñas por la calle.
Iván Floro utiliza mayormente óleos, aunque le gustan las acuarelas para salir a pintar imágenes pequeñas por la calle.

¿Y cuál es tu ruta de búsqueda online?

Supongo que va por etapas pero generalmente, cuando me gusta un artista lo sigo por Instagram, o sigo el hashtag si es un artista antiguo, de siglos pasados, por ejemplo. Tengo épocas en que hago mucho eso y otras en las que no miro pintura durante un mes. Sí que las voy encontrando porque en Instagram van apareciendo.

Hablas más de Instagram que de Google, y más de lo que se te va cruzando que de buscar en sitios especializados...

Así es. Google lo uso más cuando se me viene una idea para una pintura, o una forma de resolver la pintura que se que usa un pintor que me gusta, pero, en general voy viendo más lo que se me cruza y no necesariamente entiendo de categorías o de la vida de esos artistas.

Por Iván Floro.
Por Iván Floro.

¿Qué artistas te inspiran?

Los antiguos. Por estilo, me gusta el impresionista sueco de Anders Zorn. De España me gusta Joaquín Sorolla, que es contemporáneo a Zorn y es muy parecido en cuanto al mismo trabajo de manchas. Y luego, retratistas, me gusta el retratista catalán Ramón Casas y el italiano americano John Singer Sargent.

Me gusta el impresionismo sueco, Joaquín Sorolla y los retratistas Ramón Casas y John Singer Sargent

Pero los veo muy lejos de donde estoy yo en cuanto a las armonías que ellos consiguieron, en cuanto a las proporciones, en cuanto al color. Es entonces cuando los miro para pensar "hostia, cómo me motiva lo bien que han resuelto esto. Joder, a ver si en el siguiente cuadro logro finalmente hacer algo que se parezca".

También me gustan los artistas soviéticos como Iliá Repin pero, para ser honesto, no sé si la definición es soviético. Hay artistas que tienen un estilo de pintura que reconozco sin saber cuál es la definición .

Anders Zorn.
Anders Zorn.

¿Cómo fue tu primera conexión con C. Tangana?

Por Instagram. Primero hablé con él y después, Javier Ruiz, Alejandro Turrión y Santos que son el estilista, el fotógrafo y el director, me contactaron. Ellos encontraron en mi obra algo que les iba muy bien para lo que estaban creando, como que calzaba mucho esta mezcla entre lo viejo y lo tradicional con algo más moderno.

Lo que yo estaba haciendo con mi arte y mis pinturas, él lo estaba haciendo con la música y al final ha coincidido, se ha ajustado su visión y la mía. Y yo estoy muy contento de que esto haya sucedido porque siento como propias las obras que ellos me encargaron y también para todo su público. Era importante para mi que estas obras también fueran para mi y para mi público. Eran muchos frente abiertos en cuanto a la lectura y creo que lo logramos.

La primera colaboración fue para el single Demasiadas Mujeres...

Sí, me hablaron de la canción, me mostraron qué querían y yo les pasé varias ideas, como hacer cosas con toros, que es una estética que a mi me vuelve loco, pero ellos no quisieron meterse con una parte de la tradición que es tan polémica, entonces empezamos a hablar de hacer algo con una virgen y la idea se fue modificando hasta que llegamos al retrato de esta chica con la mantilla, con cierta expresión que capturaba lo que la canción decía. Antes de llegar al resultado final hubo varias modificaciones.

Imagen del single "Demasiadas Mujeres" de C. Tangana. Por Iván Floro.
Imagen del single "Demasiadas Mujeres" de C. Tangana. Por Iván Floro.
Otra versión del single "Demasiadas Mujeres" de C. Tangana. Por Iván Floro.
Otra versión del single "Demasiadas Mujeres" de C. Tangana. Por Iván Floro.

Y la segunda colaboración fue con Tú me dejaste de querer...

En "Tú me dejaste de querer" tenían fotos del rodaje y me pasaron muchas para ver cuál funcionaba mejor. Fue muy directo. Me pasaron todas la fotos y yo busqué una composición que funcionara. No hubo tantas modificaciones.

Imagen del single "Tu me dejaste de querer" de C. Tangana. Por Iván Floro.
Imagen del single "Tu me dejaste de querer" de C. Tangana. Por Iván Floro.

Y de ese mismo rodaje salió la portada del disco ¿verdad?

Sí. Trabajé sobre una foto que tomó Javier con un móvil cuando se rodó el clip de Tú me dejaste de querer. Primero me pasaron algunas que no funcionaban, luego siguieron intentándolo y al otro día me dijeron “la tenemos”, porque iba con cierta ropa, se puso sobre un fondo rojo y era una foto que ya funcionaba bastante bien.

Trabajé el retrato a partir de una foto pero el tratamiento de la chaqueta y el gesto de C. Tangana es algo distinto

Pero ahora que comparo la foto con el retrato, es bastante distinta a lo que yo hice y veo diferencias. El tratamiento de la chaqueta es distinto, el gesto de C. Tangana también es algo distinto. Considero que hice un buen retrato, que se reconoce y nadie me ha dicho “hostia, tiene un aire”, sino que me han dicho "sí, sí, es él". No sé qué he hecho pero ha funcionado.

Portada del disco "El Madrileño" de C. Tangana. Por Iván Floro.
Portada del disco "El Madrileño" de C. Tangana. Por Iván Floro.

Tal vez tiene que ver con que un retrato debe reflejar una actitud más allá de lo correcto técnicamente...

Creo que es eso. Reflejé la actitud del disco. No sé qué hice. Yo creo que el esfuerzo está bien, es necesario pero a veces sirve ser más intuitivo. La intuición me funciona más que esforzarse por ser perfecto.

También haces muralismo, ¿cómo te ves en el futuro, colgado de un edificio o encerrado en un estudio?

No lo sé exactamente. En octubre del 2020 me subí a una grúa en Kosovo para hacer un mural pero solo hice un mural en todo el año. Bueno, nadie hizo nada en todo el año. Cuando mejor te lo pasas es cuando te dicen “mira esta es la pared, pide los materiales que necesites y haz lo que realmente quieras”. La calle que me dieron en Kosovo era super comercial e hice una pegatina, una chica fashion, mirando más hacia la estética que hacia el mensaje.

Había mucho de qué hablar en Kosovo pero no me quise meter con eso en una calle comercial. Pensé en que la gente que vive allí pueda integrarlo y sentirlo como propio. Hay un circuito de murales muy interesante pero voy más por recomendaciones de amigos. Me gusta ese mundo pero no sé si es lo que más me interesa eso de estar meses girando sin ver a tu familia. A mi me gusta estar en mi casa de Mataró con mi hermana y con mi perro. Entiendo que lo otro es muy sufrido. No quiero en diez años mirar para atrás y ver que descuidé lo importante.

Mural de Iván Floro en Kosovo.
Mural de Iván Floro en Kosovo.
Mural de Iván Floro en el Saladina Art Fest, de Mallorca.
Mural de Iván Floro en el Saladina Art Fest, de Mallorca.

¿Hacia dónde irá tu exploración artística en los próximos años?

Considero que he pasado unos cuantos años dedicado a aprender el lenguaje de la pintura y ahora es el momento de saber qué quiero decir. El lenguaje ya está, ya sé escribir las palabras correctamente, ahora, mientras sigo aprendiendo a escribir, tengo que pensar sobre qué escribo.

¿Y qué escribirás?

Sigo a una cuenta en Instagram que me gusta mucho porque muestra cómo a lo largo de la historia se repiten códigos para expresar luchas internas, que todos pasamos, emociones muy humanas. La cuenta se llama El secreto de los misterios. La hace una chica que es historiadora del arte y habla de la región comparada y el sincretismo. Habla de muchos simbolismos que se van repitiendo y que cuentan la historia de siempre, lo que cuentan los mitos y lo que cuenta Star Wars, la lucha del bien y el mal. Como esos símbolos se han usado siempre, puede ser algo guapo meterme con eso a través de un lenguaje más actual, con símbolos más contemporáneos.

¿Quieres saber más? Puedes ver el trabajo de Iván en su Instagram.

0 comentarios

Entra o crea tu cuenta para comentar

Recibe las novedades de Domestika en tu email