Ed Zunini

Cierta vez leí que el único tiempo que nos acompaña toda la vida es el "del aprendizaje". Cada día estoy más seguro que aprender es la base del ser creativo. Pienso que "Aprender" es una actitud vital. Da igual de lo que se trate. Diseño gráfico, web o ilustración… transmedia, multiplataforma o usabilidad, da igual las modas o los formatos: las organizaciones, las marcas y las personas contagian la actitud que adopten. Tal cual. "Aprender" es una condición necesaria para crecer. Si no creces (mal asunto) no habrá inversión ni estrategia que valga. Se trata de aprender a ser mejor, a comunicar mejor, a contar más claro. Va de aprender de tus clientes/usuarios, de los que ya te siguen y de los que no. Se trata de aprender a escuchar, a buscar y a contagiar. El autor del mítico "Think small" que años después Steve Jobs convertiría en el memorable "Think different" lo sabía: "No importa que los medios o la tecnología evolucionen, no debemos perder de vista que estamos hablando a personas". Bill Bernbach, dixit.
Cuánta verdad: esto va de personas, con todas sus consecuencia. Hagas lo que hagas, seas lo que seas, hables de tecnología, de diseño, de branding o de la receta del tiramisú; la creatividad es la llave para conectar con personas. Y la creatividad, como casi todo en la vida, se aprende primero y después, se contagia. "La tarea no consiste en ver lo que nadie ha visto sino en pensar lo que nadie ha pensado acerca de aquello que todos ven" Lo escribió hace más de 200 años un filósofo alemán de apellido imposible: Arthur Schopenhauer.

Histórico