Cati Gayá
Cati Gayá
@cati.gaya
Staff Plus
Ilustración

Historia de la Ilustración Botánica

  • por Cati Gayá @cati.gaya

Descubre cómo la ilustración botánica pasó de ser una herramienta médica a una manera de conectar con la naturaleza

Las flores forman parte de nuestro planeta, pero también de nuestra sociedad y nuestra cultura. Las usamos para decir "lo siento", "te quiero", "mejórate" y "adiós". Decoran nuestros cuadernos, nuestra ropa y nuestras casas y son, probablemente, una de las primeras cosas que aprendimos a dibujar, incluso antes de aprender a escribir.

Pero, aunque parezca que llevamos pintando flores desde siempre, en realidad la historia de la ilustración botánica empezó hace relativamente poco. De hecho, se podría decir que no pintamos prácticamente ninguna planta durante casi toda la humanidad. ¿Cómo empezó esta disciplina? ¿Y qué dicen las flores que hemos pintado a lo largo de la historia sobre nosotros? Descúbrelo en este vídeo.

Los inicios de la ilustración botánica

El comienzo de la agricultura fue el cambio que inspiró por primera vez a los humanos a plasmar las plantas en ilustraciones. Sin embargo, no fue por su belleza o por algún motivo estético, sino por su capacidad de curarnos o hacernos daño.

Para comprobarlo, basta mirar uno de los ejemplos más antiguos del uso de la ilustración botánica, un libro de Dioscórides llamado De Materia Médica en el año 50 d. C., que realizó gracias a los estudios de filósofos de la antigua Grecia como Aristóteles o Teofrasto. En este libro, las plantas se clasifican según su uso: medicina, veneno o alimento.

Página de "De Materia Médica", de Dioscórides (50 d. C.)
Página de "De Materia Médica", de Dioscórides (50 d. C.)

Esta manera práctica de abordar la ilustración botánica fue la que dominó la disciplina hasta que la corriente del Renacimiento en Europa trajo consigo una nueva manera de entender el mundo natural y el arte. Fue durante esta etapa de la historia comprendida entre el siglo XV y el XVI en que los artistas se dieron cuenta del potencial expresivo que ofrecía la naturaleza, que iba mucho más allá de su uso médico. Artistas como Leonardo Da Vinci convirtieron sus pinturas religiosas en la excusa perfecta para crear estudios y bocetos útiles a la vez que hermosos, y las flores y las plantas empezaron a hacerse un hueco en el arte.

Esbozo de Leonardo Da Vinci (XV-XVI)
Esbozo de Leonardo Da Vinci (XV-XVI)

Plantas que valían su precio en oro

Cuando los imperios europeos empezaron a crecer y expandirse a tierras lejanas, las efímeras plantas y las flores se convirtieron en verdaderos símbolos de poder y prestigio. Para presumir de tus riquezas y poder, no hacía falta utilizar oro y joyas: una flor podía comunicar tu estatus de la misma forma.

De hecho, la primera antología del mundo de ilustraciones florales ornamentales que se conserva es un libro realizado por Basilius Besler que documenta las plantas exóticas del príncipe obispo Johann Konrad. Ese libro, que tardó unos 16 años en completarse, es esencialmente un códice de las plantas que adornaban los preciosos jardines que rodeaban su palacio, Willibaldsburg.

Aunque estos jardines fueron destruidos en una incursión de tropas suecas en el siglo XVII, su contenido quedó preservado para siempre en las ilustraciones de Basilius Besler.

Ilustración de Basilius Besler en "Hortus Eystettensis"
Ilustración de Basilius Besler en "Hortus Eystettensis"

Por primera vez en la historia, las plantas se pintaban simplemente por su belleza y esto despertó un apetito insaciable. En los Países Bajos en el siglo XVII, la tulipomanía (o crisis de los tulipanes) provocó que el precio de los bulbos de tulipán alcanzara niveles desorbitados debido a la euforia especulativa del momento. Fue en ese contexto en el que el artista Jan Brueghel vio una oportunidad, y se convirtió en la primera persona en pintar bodegones compuestos exclusivamente por flores.

"La locura del tulipán" Jean Leon Gerome (1882)
"La locura del tulipán" Jean Leon Gerome (1882)

En vez de actuar como decoración superflua, las flores eran las protagonistas de sus pinturas. Brueghel, a quien apodaban “Flor” Brueghel debido al sujeto de casi todas sus pinturas, viajaba constantemente para encontrar nuevas flores que pudieran aparecer en sus bodegones. Además, en los arreglos florales que pintaba, se aseguraba de que las flores no se superpusieron para que todas pudieran apreciarse por igual.

"Flores en un recipiente de madera" Jan Brueghel (1606-1607)
"Flores en un recipiente de madera" Jan Brueghel (1606-1607)

La época dorada de la ilustración botánica

Aunque el afán por los tulipanes acabó decayendo después del final de la burbuja especulativa en el 1637, la fascinación por las plantas y las flores no desapareció. De hecho, en Francia los reyes exigieron a los mejores artistas del país que pintaran el mundo natural. A lo largo de dos siglos, se pintaron casi 7000 vitelas que capturaban la gran variedad de flores que se valoraban en la época: rosas, girasoles, lirios y flores y plantas de cualquier tipo han pasado a la historia gracias a esa iniciativa.

Acuarela de Nicolas Robert (1614-1685)
Acuarela de Nicolas Robert (1614-1685)

Pero sería un alemán quien definiría la época dorada de la ilustración botánica, y un sueco el que le acabó dando forma. El artista Georg Dionysius Ehret, botánico y entomólogo alemán, empezó su carrera trabajando como aprendiz de jardinero en el siglo XVIII, pero acabó pintando y estudiando la naturaleza en lugar de trabajarla. Ehret aprendió de los maestros franceses a plasmar las plantas con sus pinceles, y tal fue su contribución que un género de plantas con flores perteneciente a la familia Boraginaceae fue bautizado Ehretia en su honor.

Pero a pesar de su huella en la historia de la ilustración botánica, fue el sueco Carl Linnaeus, considerado padre de la taxonomía, quien le enseñó a Ehret exactamente qué pintar en sus composiciones. Linnaeus ideó un sistema en el que los detalles científicos importantes de una planta o flor se pintaban junto a las ilustraciones principales.

De hecho, es posible que este estilo de representación te suene bastante: eso es porque su éxito lo ha llevado a perdurar en el tiempo y a aparecer, incluso, en los libros de texto de hoy en día.

Ejemplo del sistema de ilustración botánica ideado por Carl Linnaeus, ilustrado por Georg Dionysius Ehret
Ejemplo del sistema de ilustración botánica ideado por Carl Linnaeus, ilustrado por Georg Dionysius Ehret

La naturaleza en un mundo industrializado

Las flores y plantas en el arte pronto empezarían a expandirse más allá de los marcos de los cuadros. A finales del siglo XIX y principios del XX, el "Art Noveau" floreció e intentó traer de vuelta la naturaleza a la vida moderna. Desde el arte hasta la moda, el diseño o la arquitectura, en un mundo en que la industria y el metal empezaban a ganar terreno, la naturaleza y sus formas orgánicas se convirtieron en un descanso para los artistas, y en una importantísima fuente de inspiración.

"Flor" de Alfonse Mucha (1897)
"Flor" de Alfonse Mucha (1897)

Incluso después de que la fotografía facilitase la captura imágenes botánicas detalladas con lentes macro, los artistas no pararon de plasmar la naturaleza con sus pinceles. Un ejemplo de ello son los ilustradores botánicos del siglo XX, como Margaret Mee, que combinó el arte con un mensaje ecologista. Esta pintora dedicó su vida a registrar la flora de la selva Amazónica, y sus pinturas se han convertido en el testamento de un ecosistema en peligro.

"Bromeliaceae, Ananas bracteatus", Margaret Mee (1964)
"Bromeliaceae, Ananas bracteatus", Margaret Mee (1964)

Aunque la humanidad tardó milenios en intentar capturar la belleza de las plantas por el puro placer de hacerlo, desde que comenzamos, nos fue imposible parar. La ilustración botánica nos ha enseñado, nos ha prevenido, nos ha inspirado, y es ahora una manera crucial de estar conectados a un planeta que podría desaparecer pronto.

" Tabebuia umbellata", Margaret Mee (1964)
" Tabebuia umbellata", Margaret Mee (1964)

De hecho, a pesar de que todos llevamos una cámara en el bolsillo y tenemos un archivo infinito de imágenes de cada tipo de flor y hoja a nuestra disposición, es muy revelador que todavía queramos capturar el mundo natural a través de nuestros ojos, pincelada a pincelada.

Una hoja de la planta conocida como Costilla de Adán, por Luli Reis
Una hoja de la planta conocida como Costilla de Adán, por Luli Reis

También te puede interesar:

- Técnicas de acuarela en negativo para ilustración botánica, un curso de Cristina Cilloniz.
- Creación de marca basada en tus propios estampados, un curso de Ana Bloom.
- Acuarela botánica para estampados, un curso de Isabela Quintes.

Cursos recomendados

Sketchbook de retrato: explora el rostro humano. Un curso de Ilustración de Gabriela Niko

Sketchbook de retrato: explora el rostro humano

Un curso de Gabriela Niko

Descubre las bases del retrato, aprende a dibujar los rasgos faciales y sigue tu evolución en el cuaderno

  • 123548
  • 95% (2.5K)
83% Dto.
Precio original $39.99USD
Sketching diario como inspiración creativa. Un curso de Ilustración de Sorie Kim

Sketching diario como inspiración creativa

Un curso de Sorie Kim

Explora, imagina y experimenta en tu sketchbook cada día para mejorar tu proceso de dibujo

  • 142674
  • 98% (3.7K)
83% Dto.
Precio original $39.99USD
Sketching creativo en acuarela para principiantes. Un curso de Ilustración de Laura McKendry

Sketching creativo en acuarela para principiantes

Un curso de Laura McKendry

Pinta emocionantes ilustraciones en acuarela explorando técnicas originales y poco convencionales en tu cuaderno de bocetos

  • 78501
  • 100% (2.1K)
83% Dto.
Precio original $39.99USD
1 comentario

Recibe las novedades de Domestika en tu email