Marketing

La Técnica Pomodoro: la clave del éxito para una buena gestión del tiempo

Conoce esta forma de trabajar. ¡Tu cerebro estará agradecido!

Tal vez ya lo hayas descubierto: los seres humanos no somos máquinas. Aunque muchos quisiéramos rendir de manera estable y pareja durante horas, inevitablemente nuestra atención decae, nuestra percepción desmejora y nuestros modos de hacer las cosas se vician.

Para obtener un buen rendimiento, para hacer llevaderos y fructíferos los días más pesados, debemos entender cómo funciona nuestro cerebro y organizar nuestra planificación en función de esa información. De eso se trata la Técnica Pomodoro.

La Técnica Pomodoro: la clave del éxito para una buena gestión del tiempo 2
La listas de prioridades son necesarias en cualquier plan de productividad.

¿Por qué se llama Pomodoro?

Seguro que te estás preguntando qué tiene que ver la productividad con una salsa. En realidad, nada. El nombre del método deriva del temporizador de cocina con forma de tomate que Francesco Cirillo, el creador de esta técnica, usaba para fraccionar sus jornadas.

¿En qué consiste?

La Técnica Pomodoro nos propone estructurar el tiempo de estudio y trabajo en intervalos cortos pero de alta intensidad, seguidos por pequeños (y no tan pequeños) descansos que harán que tu tarea sea mucho más llevadera. Para aplicarla necesitas:

1. Poner en claro tus tareas

La sistematización de lo que debes hacer, el foco, debe estar previamente delimitado a través de una lista ordenada por algún código de prioridad. Asigna un color, un número, una forma, al grado de importancia que tiene cada cosa en tu nueva jornada.

La Técnica Pomodoro: la clave del éxito para una buena gestión del tiempo 6
Los sistemas de organización requieren jerarquización de tareas.

2. Desconectarte del entorno

La desconexión del entorno debe ser real y total. Bloquea los mensajes y llamadas. Durante el tiempo que dediques a estudiar con este método no puedes tener ningún tipo de distracción. Ten en cuenta que su éxito está basado precisamente en la intensidad del tiempo que vas a dedicar a la tarea.

3. Cronometra tu tiempo

Ahora que ya tienes claro en qué te tienes que enfocar, pon un reloj que cronometre el tiempo. Los períodos deben ser así: dedicarás 25 minutos a tus tareas, pasados esos minutos, dedicarás 5 al descanso. Tras 4 ciclos de 25 minutos debes dar paso a un descanso prolongado, de 20 o 30 minutos.

Durante ese descanso largo debes desconectar de verdad y disfrutar genuinamente. La idea no es que hagas trámites pendientes y ni continúes estresándote. Simplemente sal a dar un paseo, conversa con un amigo, hazte algo rico para comer. Volverás a la actividad renovado y así habrás extendido tu productividad sin tanto estrés. Tu cuerpo estará agradecido.

La Técnica Pomodoro: la clave del éxito para una buena gestión del tiempo 9
Divide tus actividades en intervalos.

4. Comprende genuinamente el valor del descanso

A ningún deportista en su sano juicio se le ocurrirá ejercitarse durante cuatro, cinco, seis horas seguidas sin descanso. Y se le ocurriera, no tardaría mucho en colapsar. Aunque no es un músculo, el cerebro también necesita energía y también se agota. Si bien no se cansa como los músculos, puede agotarse químicamente, es decir, puede agotar ciertas sustancias que lo mantienen despierto y motivado. Eso es lo que sucede cuando sentimos que perdimos voluntad y ganas de hacer cosas a lo largo del día.

La Técnica Pomodoro: la clave del éxito para una buena gestión del tiempo 11
Haz pausas para disfrutar de un café o una charla.

Pero no apliques la Técnica Pomodoro si…

El método Pomodoro es muy bueno para tareas densas y aquellas en las que tienes que disponer de muchísima concentración para no saltarte formas rígidas de hacer las cosas. Sin embargo, no es tan efectivo para algunas tareas creativas. Si estás entusiasmado con un proyecto y sientes que el caudal de energía se ha apoderado de ti y no paras de crear nuevas ideas, no uses la técnica en ese momento porque no tiene sentido interrumpir ese proceso. Espérate a poner en orden esas ideas creativas para hacer el descanso.

Si te sientes desbordado o abatido por las exigencias de productividad, anímate a probar técnicas de gestión de tiempo avaladas por profesionales. Puedes intentarlo con el curso Técnicas de gestión del tiempo para creadores y creativos de Mònica Rodriguez Limia.

0 comentarios

Entra o crea tu cuenta para comentar

Recibe en tu email las novedades de Domestika