Tipografía, caligrafía y lettering

¿Por qué la caligrafía le hace tan bien a tu cerebro?

Dos expertas analizan por qué escribir a mano a lápiz y papel puede traernos tantos beneficios

¿Has pensado alguna vez en todo lo que debemos hacer para escribir a mano? La cantidad de procesos que debe llevar a cabo nuestra cabeza y nuestro cuerpo, es fenomenal.

Para empezar, debemos prestar atención, percibir, concentrarnos y apelar a la memoria. También debemos planificar la idea que queremos transmitir y a quién va a ir dirigida, conectando con emociones e intenciones. Luego, toca construir una estructura sintáctica eligiendo palabras de nuestro almacén semántico y, finalmente, seleccionar los signos gráficos y las secuencias de movimientos que corresponden a cada letra ¡para ejecutarlos con nuestro cuerpo!

A veces puede ser agotador, sin embargo, todos los beneficios que escribir tiene sobre el cuerpo, mente y corazón, hacen que valga la pena volver a comenzar una y otra vez. En el Día Internacional de la Escritura a Mano, hablamos con Alejandra Marcos, psicopedagoga especializada en Neuropsicología Cognitiva y con la profesora de caligrafía Bego Viñuela Galarraga (@caligrafiabilbao), para que nos ayuden a comprender mejor todo lo que pasa en nuestro cerebro y corazón cuando escribimos a mano.

¿Por qué la caligrafía le hace tan bien a tu cerebro? 2
Escribir a mano le hace bien a tu cerebro.

1. Escribir a mano estimula más áreas de tu cerebro que teclear

Son muchas más las cosas que pasan en tu cerebro cuando utilizas un papel y un lápiz que cuando utilizas las teclas. Para decirlo de otro modo: activamos más áreas cerebrales cuando escribimos a mano. Estas áreas tienen que ver con lo cognitivo y con lo racional, pero también con lo emocional y con la memoria corporal.

2. Escribir a mano te da mejor control sobre tu cuerpo

La forma en que el movimiento también está involucrado en el acto de escribir a mano es especialmente interesante. A la tensión que requiere poner nuestro cuerpo en posición, se le suman las habilidades motoras finas que debemos ejercitar. Todos esos movimientos que exigen un buen dominio de los músculos pequeños de las manos, muñecas y dedos son un esfuerzo coordinado del cerebro y el cuerpo.

¿Por qué la caligrafía le hace tan bien a tu cerebro? 5
Escribir a mano ejercita nuestras habilidades motrices.

3. Escribir a mano mejora la conexión de tus neuronas

Algunos circuitos neuronales ni se activan cuando escribimos con un teclado. Cuando lo hacemos a mano, en cambio, la actividad es constante. “Escribir a mano es una suerte de gimnasia mental que fortalece ciertas conexiones neuronales”, afirma Alejandra Marcos.

4. Escribir a mano te ayuda a comprender mejor

Si intuitivamente apelas a los cuadernos y los bolis cuando quieres entender algo, estás en lo cierto. “Al tener que utilizar la mano para sostener el lápiz y realizar el autodictado necesario para escribir, estimulamos, sin saberlo, el sistema de activación reticular. Este sistema es el que le permite al cerebro empezar a procesar la información”, describe la psicopedagoga. Esta es la razón por la que escribir a mano es una de las técnicas de estudio más efectivas, un ejercicio mental continuo que mejora el aprendizaje.

5. Escribir a mano te ayuda a retener información

Los movimientos que realizamos cuando escribimos a mano quedan impresos en la parte encargada de procesar la información sensorio - motora. Según Alejandra, esto crea una huella de recuerdo motor en el cerebro, que mejora nuestra memoria porque nos ayuda a sentir que nos apropiamos de ella.

¿Por qué la caligrafía le hace tan bien a tu cerebro? 9
La caligrafía es el arte de escribir con belleza.

Si el arte de escribir a mano ya es interesante y terapéutico de por sí, la caligrafía busca llevar esa expresión al siguiente nivel. Busca que escribir además sea bello, artístico y responda a diferentes estilos. La caligrafía como arte, también aporta sus beneficios.

6. La caligrafía es un acto sensorial

Así lo explica la calígrafa Bego Viñuela, a cargo de los cursos en Domestika de Caligrafía inglesa de la A a la Z y Caligrafía itálica con brush pen. Con un Master en Tipografía en la Universidad de Barcelona y estudios de Bellas Artes en la Universidad del País Vasco UPV/EHU, Bego pone foco en la dimensión sensible de este arte. “Cuando escribo desconecto, me calmo y estoy atenta a todos los detalles que el olor de la tinta, el tacto del papel y la magia que supone deslizar la plumilla sobre el papel me permite”, describe.

7. La caligrafía puede ser un ritual

El momento de tomar la pluma según Bego, tiene ciertas características de ritual, de conexión con lo que nos sucede internamente a través de los materiales. “Yo disfruto desde antes de empezar a escribir, cuando elijo el texto, cuando lo pienso y cuando le doy un sentido. Selecciono el papel y el color de la tinta que le corresponde y me siento a escribir”.

8. La caligrafía contiene una enorme capacidad expresiva

“La caligrafía tiene esa capacidad de transmitir ideas. Con un solo trazo enérgico, rígido o más débil puedas transmitir una sensación y un mensaje a través de las letras”, asegura. Y esto, de acuerdo a su visión, responde a su definición favorita del oficio. “La caligrafía es emoción. Hay tantas formas de expresar una idea como materiales y soportes posibles. No es lo mismo una brochazo con salpicaduras y mucha masa de tinta que un trazo fino cuidado y delicado hecho con una plumilla”, observa.

¿Por qué la caligrafía le hace tan bien a tu cerebro? 14
La caligrafía facilita la expresión de emociones.

9. La caligrafía es afectiva

“Nuestras emociones, ideas o pensamientos viajan desde nuestra cabeza, pasando por el brazo hasta llegar a nuestros dedos. Ahí empieza ese acto casi involuntario, porque escribes sin casi saber que lo estás haciendo. Es nuestra manera más directa de comunicarnos y no todo se puede expresar con un teclado”, analiza. En el caso de los mensajes para otros, ella también resalta la importancia del hecho de que quien escribe se ha tomado un tiempo para hacerlo. “Alguien ha decidido dejar todo al lado para escribirte, cuidando cada detalle, esforzándose para que sea legible, eso no tiene comparación. Siempre pongo el mismo ejemplo pero, ¿te imaginas un te quiero escrito a ordenador?”.

10. La caligrafía es una gran herramienta para otras formas de arte

Para la profesora, si hablamos de caligrafía tenemos que comprender también la importancia de este saber para el apoyo gráfico y el soporte de las obras artísticas de otras disciplinas: de diseñadores, ilustradores y tatuadores, por nombrar algunas de las disciplinas que pueden nutrirse de la escritura a mano.

Si estabas dudando en poner en pausa tu ordenador y lanzarte a escribir en un hermoso cuadernos, o si andabas con deseos de apuntarte a un curso de caligrafía, tal vez esta información te haya ayudado a decidirte.

¡Feliz Día Internacional de la Escritura a Mano!

0 comentarios

Entra o crea tu cuenta para comentar

Recibe en tu email las novedades de Domestika