Fotografía

La historia detrás de "Accidentally Wes Anderson"

Hablamos con el creador de la popular cuenta de Instagram que acaba de lanzar un libro para aventureros

Accidentally Wes Anderson fue creado para aventureros y exploradores. Es un libro lleno de bellas fotos y narrativas intrigantes para seres curiosos, en el que cada foto parece un fotograma sacado de una película de Wes Anderson. Sin embargo, ninguna retrata algún set de filmación. Todos son lugares auténticos que puedes visitar, en todo el mundo, y cada lugar tiene su propia historia única y encantadora.

La historia detrás de "Accidentally Wes Anderson" 1
Crawley Edge Boatshed, Perth, WA, Australia (c. 1930). Foto: James Wong

En un momento en que no podemos hacer tanta exploración física como nos gustaría, el libro no solo nos alienta a encontrar alegría en rincones inesperados del mundo, sino a examinar nuestro entorno más inmediato con ojos nuevos. Mira un poco más de cerca un objeto o contémplalo en un momento particular del día, y tal vez descubras una estructura o escena similar a las de Anderson en la parte del mundo que actualmente llamas hogar.

Uno de los lugares del libro es la Grand Opera House en Delaware, que Wally Koval solía visitar en sus viajes escolares. Otra, para mi gran sorpresa, es la estación de tren junto a las ruinas del castillo a la que mi abuela me ha llevado innumerables veces en Dorset, Reino Unido, a poca distancia en automóvil de su pequeño apartamento.

El proyecto comenzó en 2017 cuando Wally y Amanda Koval lanzaron la cuenta de Instagram @accidentallywesanderson. Hasta hoy ha acumulado una comunidad leal de más de 1.2 millones de seguidores. Su nuevo libro presenta una selección cuidadosamente curada de fotografías capturadas por 180 fotógrafos de 50 países, cada una acompañada de historias que se han descubierto utilizando todos los medios de comunicación posibles, excepto el "código morse y las señales de humo", dice Wally.

La historia detrás de "Accidentally Wes Anderson" 3
Accidentally Wes Anderson, por Wally Koval

Con la llegada del libro (que incluye un encantador prólogo escrito por el propio Wes Anderson), hablamos con el autor Wally Koval, un fanático del trabajo de Anderson y un ávido viajero, para descubrir más sobre el proceso detrás de su creación.

El proyecto comenzó como una lista de deseos de viaje personal en 2017. ¿Cómo ha evolucionado desde entonces y cómo surgió la oportunidad de hacer el libro?

Ha evolucionado significativamente con una S mayúscula: el proyecto, nuestro proceso, cómo nos relacionamos con la comunidad. Esto comenzó como una lista de viajes para mí y [mi esposa] Amanda. A partir de ahí, nos encontramos acercándonos a la comunidad para decidir a dónde ir y qué hacer.

La avalancha de lugares e información interesantes fue abrumadora. Fue increíble. Este era un recurso que queríamos compartir con el resto de la comunidad. Así que los trajimos en esta aventura con nosotros. Se convirtió en lo que comencé a llamar un pequeño club de libros de viajes y se expandió desde allí. Comenzamos a recibir propuestas de fotógrafos dentro de la comunidad, y descubrimos estas historias increíblemente significativas e interesantes que hicieron de estos lugares algo mucho más significativo que simplemente imágenes bonitas.

La historia detrás de "Accidentally Wes Anderson" 5
Amer Fort | Rajasthan, India ( c. 1592). Foto: Chris Schalkx

Finalmente, hace dos años y medio, comenzamos a pensar que esto podría ser algo hermoso para tener en nuestras manos, en lugar de solo en nuestras pantallas. Queríamos haceler justicia a estas fotos. Instagram ya no era suficiente, y sentimos que merecían mucho más.

La cuenta de Instagram cuenta con más de mil publicaciones. ¿Cuál fue el proceso de reducir esa selección y elegir qué incluir en el libro?

Fue dificil. Amanda y yo empezamos con 15 mil fotos, es decir, 15 mil propuestas. Empezamos a elegir. Había fotos que sabíamos desde el principio que queríamos incluir; con muchas otras, no fue así. Solo evaluamos cada una.

Muchas eran fotos hermosas, pero la historia simplemente no se sostenía. Otras, lamentablemente, no tenían suficiente resolución. Había que tener en cuenta todos estos aspectos técnicos. Se puede compartir una imagen de cualquier tamaño en Instagram, pero tiene que ser bastante grande para que se vea hermosa y alcance el estándar que presentamos a la comunidad en forma física. Había una serie de cosas que no habíamos considerado que encontraríamos en el camino y que tendríamos que solucionar.

La historia detrás de "Accidentally Wes Anderson" 7
Central Fire Station, Marfa, Texas (ca. 1938). Foto: Emily Prestridge

Si bien cada imagen es tan única, la selección en su conjunto es muy coherente. ¿Hubo retoques para garantizar que todas las imágenes funcionaran bien juntas?

Hubo retoques muy mínimos y casi imperceptibles. Queremos ver estos lugares por lo que son. En verdad se necesita una iluminación específica o una cierta hora del día. Ese momento es otra capa de lo que hace que una foto sea AWA.

Es como el momento en que estás caminando por la calle y te sorprende un edificio por el que quizá habías caminado mil veces antes pero nunca lo habías notado bajo cierta luz.

¿En qué trabajaste antes de empezar este proyecto? ¿Tienes experiencia previa en la creación de contenido?

Siempre trabajé en marketing, ventas y eventos.

No soy un fotógrafo profesional. No soy un experto en arquitectura. No soy historiador.

La historia detrás de "Accidentally Wes Anderson" 9
Wharf Shed, Glenorchy, Nueva Zelanda (ca. 1885) Foto: Frida Berg

¿Cómo es el proceso de curaduría del día a día para la cuenta de Instagram?

Publicamos una vez al día, todos los días, durante más de 1,200 días, sin importar lo que suceda ese día, ya sea el día de nuestra boda o si estamos en el dentista. Amanda encabeza ese proceso desde el principio. Recibimos 3,500 propuestas de fotografías o solo a través de nuestro sitio web cada mes, y revisamos cada una. Amanda hace un primer borrador sobre cómo será la próxima semana o la semana siguiente. Y luego la hago enojar eligiendo algunas imágenes más. Y luego comenzamos.

Si miras la cuenta de Instagram en este momento y simplemente abres todas las fotos que puedas ver en tu teléfono, puedes observar que todas son de colores diferentes; todas muestran diferentes tipos de estructuras. Son todas de países diferentes. Son todos diferentes tipos de historias. Aunque pueda parecer aleatorio, pensamos mucho y nos esforzamos mucho en curar algo que es mundial y que toca todo tipo de historias: arquitectónicas, históricas, de interés humano, personales, pequeñas empresas. Historias de pequeñas cosas que suceden todos los días en estos lugares, pero que son muy monumentales en sí mismas. Definitivamente también nos preocupamos mucho en eso.

La historia detrás de "Accidentally Wes Anderson" 11
Teleférico, Colonia, Alemania (ca. 1957) Foto: Oliver Stolzenberg

¿Cómo investigaste cada lugar para contar las historias con tanto detalle?

Llevamos a cabo una gran cantidad de investigación. Todo comienza siempre con una búsqueda en Google, ¿no es así? Es la forma más sencilla de empezar. Pero recientemente hemos estado bromeando sobre que los únicos métodos de comunicación que no usamos al investigar este libro fueron el código morse y las señales de humo.

Recuerdo haber tenido una llamada telefónica con el tataranieto de una persona que era parte de la historia sobre el campamento Camp Shady Brook en Deckers, Colorado. Estábamos hablando por teléfono y enviando faxes de ida y vuelta con ella. Tuve que localizar una máquina de fax. No sé cuándo fue la última vez que vi un fax. Descubrimos que estos colonos habían subido y reclamado esta tierra. Entonces, nos preguntamos: "¿Quiénes eran los colonos?" Después de sumergirnos en oscuros grupos de Facebook y enviar mensajes a extraños, nos encontramos con la bisnieta de una de las personas que comenzaron esto. Hoy es un campamento de niños de la YMCA.

Wes Anderson escribió el prólogo del libro. ¿Cómo surgió la idea?

Obviamente, tuvimos que levantar el pulgar antes de comenzar el proyecto por muchas razones. Estaba interesado en que siguiéramos con el proyecto, pero no había indicios de que fuera a ser parte de él más allá de darnos su bendición.

Entonces, cuando le dimos la copia final y la leyó, fue lo más fantástico escuchar que estaría dispuesto a escribir algunas palabras. No solo fue la culminación perfecta, sino que fue un sello definitivo de aprobación. Cuando lo adelantamos, cuando nos envió ese correo electrónico, pensamos: "Vaya, esto es real, esto está sucediendo". No solo nos da su bendición, está muy feliz con lo que hemos creado.

La historia detrás de "Accidentally Wes Anderson" 13
Hotel Opera, Praga, República Checa (ca. 1891) Foto: Valentina Jacks

Describes el libro como algo para exploradores y aventureros, pero se publica en un momento en el que estamos limitados en cuanto a dónde podemos ir. Nos encanta que animes a la gente a ver su ciudad natal desde una nueva perspectiva. ¿Fue este mensaje una reacción a la situación en la que nos encontramos ahora, o fue un mensaje que siempre habías sentido como parte importante del proyecto?

Un poco de ambos. Me encanta escuchar cuando la gente tiene una conexión con algunos de los lugares que hemos destacado, ya sea en el feed de Instagram o en el libro. Sonrío genuinamente, porque son lugares nuevos para mí.

Desde el principio, Amanda y yo habíamos predicado: “Puedes explorar sin necesidad de vivir en un lugar determinado o ir lejos de tu hogar. No es necesario ir muy lejos para encontrar una historia interesante y un lugar interesante". Sin embargo, al mismo tiempo, no estábamos practicando necesariamente lo que predicamos, porque nos íbamos lejos.

Después fuimos a Buenos Aires, Milán, Viena y Tokio. Cuando a principios de este año el mundo, como decimos, cayó en un volcán y todo se detuvo, comenzamos a practicar aquello que predicamos. Se suponía que íbamos a ir a Escocia, España, París y Houston este año. Obviamente, todo eso quedó en el camino, pero siempre tratamos de encontrar el lado positivo. Cambiamos nuestro mapa del mundo por nuestro atlas de carreteras. Nos subimos al coche y subimos a Catskills en Nueva York, a unas dos horas de la ciudad de Nueva York. Nunca antes habíamos explorado esa zona, y encontramos algunas cosas increíbles. Fuimos a nuestro estado natal de Delaware.

Creo que esta experiencia ha traído este lado positivo. Siento que genera un nivel de apreciación por los viajes y un nivel de apreciación por los lugares que nos rodean. Estamos emocionados de que el libro haya salido en un momento en el que creemos que podría ser más apreciado y, con suerte, puede aportar algo de positividad en un momento un poco difícil.

Accidentalmente Wes Anderson de Wally Koval, publicado por Trapeze, ya está disponible. Haz clic aquí para solicitar una copia.

0 comentarios

Entra o crea tu cuenta para comentar

Recibe en tu email las novedades de Domestika