Arte

Historia de la tinta china: de los poetas borrachos al sumi-e

La tinta china ha sido esencial durante miles de años de historia en el país asiático que le da nombre

Todos los materiales de dibujo que utilizamos tienen su historia, y algunas de ellas se remontan muchísimo antes de lo que podamos imaginar. Es el caso de la tinta china, usada en disciplinas que van desde el tattoo hasta el cómic, y cuya existencia está vinculada profundamente a la historia del país que le da nombre.

Descubre en el vídeo a continuación todo lo que siempre quisiste saber sobre la tinta china: sus orígenes, los por qués de su importancia tanto en su país como en el resto del mundo, y su inesperada vinculación a aspectos que van desde lo político hasta lo económico, llegando, finalmente, a lo artístico.

Los huesos oraculares

La tinta china es una de las herramientas de dibujo más antiguas que existen... y sus orígenes están directamente vinculados a la aparición del alfabeto chino. Pero, ¿dónde surgieron las primeras manifestaciones de los ideogramas que asociamos al país asiático?

Los ideogramas más antiguos hallados hasta el momento se encuentran en unas curiosas herramientas de adivinación: los huesos oraculares. Creados al menos 1250 años antes de Cristo, estos huesos se echaban al fuego para interpretar el futuro en sus crujidos.

Muchos de ellos poseen caracteres tallados… y otros han conservado inscripciones en tinta. Así, ya en las primeras muestras históricas de un alfabeto chino más o menos establecido apreciamos la importancia de la tinta, algo que no haría sino crecer durante los próximos siglos.

Historia de la tinta china: de los poetas borrachos al sumi-e 3

La obsesión del primer emperador

Los pueblos que habitaban lo que hoy es China llevaban ya miles de años utilizando tinta gracias a la mezcla de hollines y agua, pero fue en el 221 antes de Cristo cuando el primer emperador chino la convirtió en algo imprescindible para los orígenes del imperio.

Qin Shi Huang, el primer emperador, es conocido por sus excentricidades de dictador: la Gran Muralla original, los guerreros de terracota… interesado por la mística, Huang estaba obsesionado con la inmortalidad. Si no la conseguía él, al menos la conseguiría su imperio. Así, se enfrentó a la titánica tarea de organizar varios de los territorios que hoy forman parte de China, unificándolos en el año 221 antes de Cristo.

Pero, tras unificar el país, Huang se enfrentaba a un gran problema: ¿cómo organizar un territorio tan grande? Él y los emperadores que le siguieron adoptaron una decisión que influiría durante los milenios subsiguientes: decidieron obligar a toda la población a escribir con los mismos caracteres, creando el primer alfabeto chino unificado.

Un alfabeto que se escribía con tinta y permitió que miles y miles de burócratas empezasen a organizar los territorios. Así, con la tinta se construyeron los cimientos del país que conocemos hoy en día y nunca dejaría de estar vinculada a la vida política de China.

Historia de la tinta china: de los poetas borrachos al sumi-e 5

Un arte de funcionarios

No es de extrañar, pues, que si la tinta estuvo vinculada desde siempre a los esfuerzos de organización del gobierno, que los primeros maestros de la caligrafía no fuesen artistas ni creadores, sino burócratas.

Los famosos mandarines: funcionarios y letrados, educados en el orden y la perfección de las enseñanzas de Confucio, que han servido al imperio hasta el siglo XX. Dedicados a décadas de estudio y contemplación, los mandarines utilizaban la tinta en su día a día, y poco a poco fueron concibiendo el arte de la escritura a mano de los ideogramas chinos.

Pero los ideogramas no eran sino simplificaciones de objetos y conceptos del mundo real, así que, con el paso de los siglos, los burócratas acabaron por ir más allá de los símbolos... y se lanzaron a pintar la realidad.

Historia de la tinta china: de los poetas borrachos al sumi-e 7

Sumi-e y su origen chino

Los sucesores de aquellos calígrafos crearán el estilo de pintura que todo el mundo asocia a China: los paisajes nublados, los tonos en blanco y negro, la ausencia de personas... Lo harán utilizando la tinta con una técnica de dibujo que daría en llamarse Sumi-e.

Sumi-e, que puede traducirse como “pintar con tinta negra”, es en realidad un término japonés. Aunque los chinos llevaban ya mucho tiempo usando esta técnica cuando los monjes budistas la exportaron a Japón en el siglo XIV, fue este término el que se popularizaría, tras adaptar los japoneses la técnica china a sus costumbres. En China, por su parte, la llamaban mo-shui: pintura con tinta y aguada para conseguir infinitos tonos de negro.

Los pintores chinos asociados al mo-shui despreciaban el color y creaban perspectivas imposibles sin buscar ser fieles a la realidad externa. Entre muchas otras cosas, no necesitaban glorificar a sus mecenas ni recrear imponentes batallas como los artistas europeos: no era su cabeza la que movía el pincel, sino su corazón, entrenado en el taoísmo y abierto a lo que hay más allá de las apariencias. El peso de la tradición de los mandarines y la espiritualidad china convertirían el mo-shui en el estilo tan codificado que ha llegado hasta nuestros días.

Historia de la tinta china: de los poetas borrachos al sumi-e 9

El primer paisaje sin humanos de la historia

Pensemos por un momento: ¿dónde podían refugiarse estos literatos artistas, lejos de las intrigas de palacio y las luchas imperiales que parecían no acabar jamás? En el lugar más ajeno a todo esto: la naturaleza. De ahí la gran variedad de paisajes que la pintura con tinta china nos ha legado.

La pintura de paisajes china se denominó shan shui, literalmente, “montaña-agua”, y se convertiría en la más elevada y la más practicada por los burócratas.

Su influencia es incalculable: el dibujo de Santa María Della Neve, obra de Leonardo Da Vinci, ha sido considerado tradicionalmente uno de los primeros paisajes sin humanos de la historia del arte europeo, más allá de algunos frescos griegos y romanos. Pero este dibujo, que data de 1473, es sorprendentemente parecido al Paisaje de una Noche de Invierno del pintor chino Li Gongnian. Y Gongnian pintó su cuadro en 1120: más de 300 años antes que Da Vinci.

Historia de la tinta china: de los poetas borrachos al sumi-e 11
Historia de la tinta china: de los poetas borrachos al sumi-e 12

El poeta borracho que se adelantó 800 años

Los artistas chinos siempre respetaron profundamente la tradición, pero eso no impidió que innovaran constantemente. Y nada lo demuestra mejor que la historia de Mi Fu.

Mi Fu era un poeta aficionado a la bebida que solía adorar a las piedras: a su favorita, la llamaba “mi hermano”. Mi pintaba las montañas utilizando puntos: unos puntos que recuerdan poderosamente al puntillismo de Seurat o Signac. Así, el poeta excéntrico y los discípulos que le siguieron, sin pretenderlo y trabajando dentro de las limitaciones de la tradición pictórica china, se adelantaron 800 años a las técnicas de los impresionistas.

Historia de la tinta china: de los poetas borrachos al sumi-e 14

La expansión de la tinta china

En Occidente, la tinta china jugará un papel esencial en disciplinas artísticas muy diversas tras el desarrollo de las rutas de comercio: es esencial para la cultura del tattoo, una de las bases del dibujo de cómics y artistas de todas las épocas y movimientos la han utilizado en sus bocetos.

Cada país ha aprovechado su versatilidad para adaptarla a sus costumbres y estilos. Los ingleses, por ejemplo,
la importaban desde la India, y por eso acabarían llamándola India Ink, o tinta india.

Pero no importa cómo la llames: solo recuerda que cada vez que la uses, sea para entintar un cómic, dar unos toques a un retrato o diseñar un tatuaje, estás participando en una historia... con miles de años de antigüedad.

Historia de la tinta china: de los poetas borrachos al sumi-e 16

Te puede interesar

- Ilustración en tinta china con influencia japonesa, un curso de Mika Takahashi
- Introducción a la ilustración con tinta china, un curso de Hilda Palafox
- Introducción al retrato con tinta china y plumilla, un curso de José Rosero
- Ilustración en acuarela con influencia japonesa, un curso de Flor Kaneshiro

1 comentario

Entra o crea tu cuenta para comentar

Recibe en tu email las novedades de Domestika