Diseño

Félix Beltrán y el arte convertir el cartel en icono

El diseñador cubano tiene muy claras cuáles son las claves de un buen diseño: sencillez y crítica social

Hablamos con Félix Beltrán (La Habana, 1938) considerado el padre del cartel cubano y uno de los mayores referentes del diseño gráfico latinoamericano. Su trabajo se extiende a lo largo de más de cinco décadas de cartelismo, ilustración, publicaciones, libros y premios. Es difícil reducirle a la mínima expresión, que es justo en lo que él es especialista: absorber ideas complejas y sintetizarlas.

Estudió diseño gráfico en la School of Visual Arts de New York (EEUU) en los años 50 y algunos de sus carteles más conocidos han llegado a convertirse en iconos internacionales como el del Che, Angela Davis o la Cruz Roja Suiza. Para Beltrán sus obras se vuelven perennes “porque no buscan modas que son transitorias”; son eternas, porque son sencillas y en la sencillez reside su atemporalidad.

“Simple es lo que no tiene demás y no tiene de menos. Lo complejo es lo que no se ha posicionado y no ha quedado claro.”
Félix Beltrán y el arte convertir el cartel en icono 4

Félix Beltrán, 1967. La Habana.

Félix Beltrán y el arte convertir el cartel en icono 6

Félix Beltrán, 1971. La Habana.

Pensamiento sencillo, carteles poderosos

Su método de trabajo, reconoce, es la “inconformidad, porque siempre hay que aspirar a más”. Se define como un perfeccionista incansable, que aún a los 80 años, tiene mucho por aprender y enseñar.

Su principal elemento, el cartel, es para él “un papel sobre la pared que tiene que influirte”. Una puerta que se abre para que el diseño conviva con la realidad. Beltrán asegura que sin motivaciones, no hay diseños que valgan y la única forma de verlo y enseñarlo es con la práctica.


“Todo se define en la práctica, dime lo que haces y te diré qué eres, no quién eres.”

Félix Beltrán tiene muy claro que uno de los elementos que todo diseño debe tener es su relación con lo social. Nos explicó que “no se puede enseñar a hacer un diseño que no es práctico, común, social. Porque todo diseño es social”. Hablaba así de cómo un diseño puede aportar un enfoque político, de lucha, de liberación, de activismo. De cómo siendo mundos distintos, el diseño puede interferir directamente en nuestro día a día.

Félix Beltrán y el arte convertir el cartel en icono 12

Félix Beltrán, 1968. La Habana.

Félix Beltrán y el arte convertir el cartel en icono 14

Félix Beltrán, 1976. La Habana.

Profesor comprometido con la práctica

En su larga experiencia como docente en la Universidad Autónoma Metropolitana de México ha aprendido algo muy importante: para aprender tienes que amar. Recalca que si alguien quiere ser diseñador lo primero que tiene que saber es si está realmente convencido de que sea esa la carrera que quiere. Beltrán asegura que un buen estudiante de diseño tiene que tener paciencia ya que el diseño es más difícil de lo que se considera. Porque cuando quieren hacerlo todo rápido nada sale bien, pues cada cosa tiene su tiempo.

Así, en esta sociedad hiperconectada, llena de inputs que atosigan a creadores y receptores, el maestro Félix Beltrán recuerda una cosa importante para cualquier amante del diseño:

“No puede haber valores estéticos sin valores éticos”.
Félix Beltrán y el arte convertir el cartel en icono 18

Félix Beltrán, 2005. La Habana.

Félix Beltrán y el arte convertir el cartel en icono 20

Félix Beltrán, 2013. México DF.

Un comentario

Entra o crea tu cuenta para comentar

Recibe en tu email las novedades de Domestika