Arte

Rokudenashiko: la vulva kawaii que protesta contra la censura

La artista japonesa Rokudenashiko cuenta, en clave de cómic la censura a la que se ha enfrentado por su obra.

Megumi Igarashi, más conocida como Rokudenashiko, decidió internarse en el arte después de afrontar la realidad de una cultura que prohíbe la representación de los genitales femeninos –difuminando, pixelando e incluso borrando cualquier material que los contenga– y mitifica los masculinos llegango incluso a organizar un festival en torno a él, el Festival del Falo de Acero de Kawasaki. Habiendo caído en la cuenta de esta realidad, la artista japonesa trabaja en desmitificar la vagina en Japón, rompiendo las erradas percepciones y estigmas a través del Pop Art, representándola a través de ilustración, fotografía y escultura.

Su carrera comenzó llevando el Manko Art (Arte Coño) al Reality Manga, un género en el que se usa el humor para contar situaciones vergonzoss o inusuales de la vida del autor. El más famoso fue entorno a su vaginoplastia. A partir de ese momento, y feliz por el aspecto de su nueva vagina, la artista comenzó a hacer moldes de esta, creando pequeñas esculturas, juguetes e incluso un icónico personaje: Manko-chan (Miss Pussy), que con el tiempo pasó a formar parte de colecciones de accesorios como fundas para teléfonos, joyería, dioramas, vehículos a control remoto..., todo ello enfocado a mostrar una representación artística alegre y divertida con un trasfondo crítico a modo de protesta.

Rokudenashiko: la vulva kawaii que protesta contra la censura 1

En 2014 presentó un kayak que nombró "Mango (The Vagina Boat)". El proyecto, fabricado con una impresora 3D, provocó su detención y la confinó en prisión durante una semana. Más tarde, ese mismo año, volvió a ser arrestada por presentar esculturas con forma de vulva en una exhibición dentro de una tienda para adultos.

En mayo de 2016, un tribunal japonés dictaminó que Igarashi era culpable de "distribuir obscenidad", enfrentándose a dos años de cárcel y una multa de 20.000 dólares por compartir datos e información de sus genitales:

"Mi trabajo está destinado a hacer que los órganos sexuales femeninos sean graciosos, divertidos y lindos. No había pensado que nada de eso cayera ni remotamente en el ámbito de la 'obscenidad', sin embargo, los tribunales judiciales tienen este concepto idiosincrásico de la vagina. Soy probablemente la primera mujer a la que arrestan en Japón por haber usado su propio sexo como forma de expresión, y de derribar la visión masculina del sexo femenino del cual sólo se habla a través del prisma de la obscenidad. El estado que toma el control de las tendencias sexuales es mucho más aterrador que lo que estoy haciendo".
Rokudenashiko: la vulva kawaii que protesta contra la censura 3

Asociaciones de críticos de arte en Japón enviaron cartas de protesta a la policía proclamándose en contra de la detención de Rokudenashiko, que también involucró una campaña en medios de comunicación para humillar y denigrar a la artista. Gobierno y prensa contra el arte, la libertad de expresión y la sexualidad de la mujer.

Finalmente, lejos de retirar su obra, como las autoridades esperaban que hiciera, Igarashi decidió seguir luchando para mostrar la censura y represión sexual que se vive en Japón, publicando un manga sobre su historia en el que detalla lo vivido durante su encarcelación y realiza una reflexión sobre la contradictoria percepción del sexo femenino en la sociedad japonesa.

Obscenidad (What is Obscenity?: The Story of a Good For Nothing Artist and Her Pussy), es una memoria gráfica que, a través de mucho humor, se pregunta qué es lo que hace a la vagina tan problemática, explorando la discriminación y el tabú que rodea los genitales femeninos.

Rokudenashiko: la vulva kawaii que protesta contra la censura 5

Actualmente la artista vive fuera de Japón, pero sigue realizando Manko Art para señalar y enmendar el fracaso de la cultura, la tecnología y la educación japonesa, buscando así, cambiar la forma en que su país define la obscenidad y eliminando la opresión y censura contra la mujer.

Rokudenashiko espera que el humor, lo kawaii y una vagina sean tan poderosos para producir cambios sociales urgentes.

Rokudenashiko: la vulva kawaii que protesta contra la censura 7

Rokudenashiko, (2018), Obscenidad. Bilbao, Astiberri Ediciones.

0 comentarios

Entra o crea tu cuenta para comentar

Recibe en tu email las novedades de Domestika