Diego Apesteguia Martinez

Diego Apesteguia Martinez

Rotulista, Producción de acabados.

Madrid, Spain

Diego Apesteguia Martinez

La historia de ‘Rotulación a mano’ parte de uno de esos casos de superación y reinvención profesional que tanto gustan en escuelas de negocios y anuncios publicitarios.
El nombre de Diego Apesteguía quizás no te suene mucho pero quienes hayan paseado por Madrid a principios de los dosmiles seguro recordarán las palabras ‘Vota Dier’ en multitud de muros y espacios destacados de la ciudad. Dier, nombre en clave de Diego para estas acciones artísticas en la sombra, fue uno de los grafiteros más reconocibles de la escena española.
Al mismo tiempo, el Diego público trabajaba en departamentos de estudios de mercado de grandes corporaciones, una profesión con unos valores muy alejados de la escena urbana en la que se movía y de sus propias creencias, que no le satisfacía.
Tras acabar la carrera de Bellas Artes y con la idea de conseguir conciliar su pasión personal y su vida laboral, Diego busca formación en talleres de veteranos artesanos como David A. Smith, Mike Meyer, Noel Weber o Alfredo Genovese .
En 2013 abre un taller en su propio barrio, Malasaña, con el que ha rescatado del olvido un oficio, el de rotulista, extinto en nuestro país desde hace décadas. Además de pintar murales de gran formato que remiten a su pasado como grafitero, a través de ‘Rotulación a Mano’, Diego recupera técnicas artesanas como el dorado con pan de oro o el grabado de cristal para adornar las fachadas de comercios tan emblemáticos como la pastelería La Duquesita o de recién llegados como La Manuela Tattoo, Tenkey o Gran Clavel.
En 2016 el taller acoge como aprendiz a Ira Senatos, una joven diseñadora ucraniana formada en el mundo digital, que tras su paso por el IED apuesta por volver a sus orígenes handmade como ilustradora con este proyecto. Con Ira, ‘Rotulación a Mano’ se convierte en un tándem multidisciplinar y se da continuidad a un oficio tradicionalmente ejercido por hombres.
Diego e Ira no sólo son los artesanos que están cambiando el aspecto de las fachadas de nuestras ciudades sino también unos fervientes defensores del valor de la estética urbana que divulgan a través de charlas y formaciones.
“La artesanía es diferenciación. La imagen del Madrid auténtico que tiene la gente en la cabeza incluye no solo arquitectura, sino también rótulos elegantes, gráficas de comercios tradicionales muy elaboradas, de diseño cuidado y estética atemporal. Por lo tanto, seguir creando ese tipo de trabajos hace que las ciudades sigan siendo reales, y no clones impersonales las unas de las otras”, comenta Diego.

Su labor fue reconocida recientemente por los Premios Nacionales de Artesanía otorgados por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, donde se alzaron con el máximo galardón en la categoría de Emprendimiento.
Además del rotulado de comercios, el equipo trabaja customizando todo tipo piezas que quieran integrar ese punto de distinción y belleza tradicional que caracteriza a sus diseños y acabados. Prueba de ello son sus trabajos para ‘Nomade Cycles’ y ‘Bizarro motorcycles’.
“Aunque nuestro oficio esté basado en la tradición, nuestra visión está puesta en el futuro. Queremos seguir investigando métodos y acabados, incorporando los últimos avances en diseño y materiales a nuestra labor de rescate de técnicas antiguas y, sobre todo, probando nuevas formas de aplicarlos a otros ámbitos fuera del espacio público. Nuestro objetivo es que la rotulación pueda entrar en las casas a través del interiorismo y la customización de objetos. Conseguir que una pieza se convierta en un objeto de culto gracias a nuestro trabajo.”
Con esta idea el taller de ‘Rotulación A Mano’ planea cambiar su sede este año a un local más amplio que les permitirá explorar y desarrollar sus habilidades en otros negocios.

Projects