Diseño

Las 5 frustraciones más comunes de un diseñador y cómo superarlas

Cuando uno es diseñador o trabaja en algún ámbito creativo, muchas veces encontramos un curioso requisito en las ofertas de trabajo que dice “tolerancia a la frustración” (en mayor o menor nivel), lo que nos hace pensar que ésta va implícita en nuestra carrera o desarrollo profesional.

Por un lado esto es cierto, ya que a lo largo de nuestra vida nos encontraremos con una gran serie de retos que nos pondrán a prueba y puede que terminen en un escenario frustrante y sin salida; por otro lado, también es cierto que dentro del ámbito creativo existen varios factores que desencadenan la frustración como única y posible reacción.

Por ello, hemos seleccionado algunos de los casos en los que constantemente nos encontramos frente a esta imposibilidad de conseguir algún deseo o necesidad y les explicamos cómo solucionarlos:

Las 5 frustraciones más comunes de un diseñador y cómo superarlas 1

1. Definir qué es ser diseñador
Al ser la creatividad una competencia que no todos desarrollan por igual, es común encontrarse con personas que no entiendan porqué se puede ganar dinero siendo creativo. Para algunos el motivo detrás de ese desconocimiento es una brecha generacional, para otras es pura ignorancia. En ambos casos sucede que nos encontramos con clientes, amigos y familiares que no entienden qué es ser diseñador y por más que les explicamos terminan no comprendiendo del todo.

Solución: Como lo mencionamos en un principio, no todos entendemos la creatividad como una competencia, sino como una habilidad o talento. Muchos incluso consideran que es una cualidad con la que no todos nacemos, una aseveración equivoca que descalifica el potencial escondido en cada uno de nosotros. Si en realidad quieres (o en dado caso, necesitas) explicar porqué tardas años en elegir el color del botón de una página web o te estresa de sobremanera que algunos trazos salgan con “pelillos”, céntrate en algo que todos entendemos: la comunicación.
Ser diseñador se trata de comunicar con todo lo que nos rodea, no es fácil, no todo mundo lo entiende, pero alguien tiene que hacerlo.

Las 5 frustraciones más comunes de un diseñador y cómo superarlas 3

2. Cambios, cambios, cambios
Sabemos que no hay nada más frustrante que haber invertido muchas horas en hacer una propuesta la cual al final sufre tantos cambios que deja de ser tuya. La peor parte es que la gente no entiende que esos cambios implican tiempo y el tiempo, en el ámbito creativo y laboral, es dinero lo cuál siempre genera cierta frustración que te hace pensar si tomar ese trabajo fue la mejor decisión.

Solución: Warren Buffett, un empresario multimillonario que no sabe mucho de diseño, pero sí de trabajo, dice: “Contrata a los mejores y déjalos hacer lo que saben. Si no, contrata los más baratos y que hagan lo que tu quieres”. Esta es una valiosa lección para evitar frustraciones, lo primero es determinar si tu dentro de tu carrera estás en el momento en donde compartes tu talento o en el que apenas estás aprendiendo. En ambos casos para terminar con los interminables cambios, se necesita hablar claro desde un principio y determinar el número total que harás durante el proyecto. Si eres freelance, esto se puede ver reflejado en un costo extra, y si trabajas en una empresa o agencia, hazles saber que el tiempo que le dedicas a cada cambio, es tiempo que no le aportas a otros proyectos. Debes ser muy claro en esto y sobre todo sincero, si en el dado caso que al momento de hablarlo sigan las negativas al respecto, considera un cambio de actitud o incluso, de trabajo.

Las 5 frustraciones más comunes de un diseñador y cómo superarlas 5

3. No hay tiempo para lo necesario
Otra situación que constantemente nos genera frustración, es tener tanto trabajo que no tenemos tiempo para desarrollar aquellos proyectos personales que nos restablecen el ego creativo y nos ayudan a mejorar nuestras habilidades.

Solución: Aquí hay dos cambios que debes de hacer, el primero es de actitud y el segundo se refiere a tus prioridades. En el primero debes de cambiar la manera en que te limitas y piensas que hay una excusa perfecta para no hacer lo que realmente te gusta. Cuando se quiere algo de verdad, no hay excusa que valga. No se trata de explotar tu cabeza con tanto trabajo, pero si de encontrar tiempo para ti y tus proyectos personales.
El segundo cambio que debes de hacer, es sobre tu distribución del tiempo y determinación de prioridades cada proyecto necesita una cierta cantidad de tiempo; trabajo siempre habrá, pero lo importante es distribuir las horas que le dedicas de manera ordenada. Cuando tengas esto bajo control, comienza poco a poco a involucrarte en tu proyecto personal. No quieras producir un cortometraje animado, al mismo tiempo que una entrega final para un cliente difícil, siempre ubícalos en una lista e imprímeles el tiempo que sea necesario con descansos incluidos.

Las 5 frustraciones más comunes de un diseñador y cómo superarlas 7

4. Procrastinar más de lo debido
Suele suceder que en nuestra necesidad de tener el control, creemos que también podemos manejar el tiempo a nuestro antojo y todo es divertido, hasta que nos percatamos de lo mal que lo hemos distribuido y ardemos en las llamas de las estrés. Lo peor es cuando sucede constantemente y no sabemos qué estamos haciendo mal.

Solución: Primero, hay que reconocer que en estos casos estamos procrastinando; dejando las cosas para el final o simplemente distrayéndonos de más. Hay dos tipos de procrastinación, la primera es buena y sirve para explotar nuestra creatividad, y la segunda es la que nos lleva a la frustración. Así que la solución a este caso es siempre enfocarnos hacia el primer tipo. En éste distraemos nuestra mente por un periodo corto de tiempo, lo que permite que nuestro cerebro se libere un poco de pensamientos laborales y nos permita pensar con más claridad cuando debemos. Los doctores en psicología, Adam Grant y Jihae Shin, desarrollaron un experimento en el que dividieron a un grupo de creativos en tres grupos, uno debía realizar una tarea asignada en el momento ipso facto en el que terminaran de darles las instrucciones, otro esperaría un poco para luego comenzar y otro lo haría hasta el final del tiempo que se les daría para realizar la tarea. El resultado fue que el grupo que se le permitió distraerse un poco, resulto ser 28% más creativo que los otros dos.

Las 5 frustraciones más comunes de un diseñador y cómo superarlas 9

5. Trabajos en equipo
Puede que seas un lobo solitario al momento de trabajar, pero sí o sí en determinado momento debes compartir escritorio e ideas con otros colegas o compañeros; lo que deriva en discusiones, situaciones incómodas y entregas inconclusas. Generando así no una, sino varias frustraciones.

Solución: Lo más importante es determinar desde un inicio quién es experto en qué. La gente puede ser buena en muchas cosas, pero no hacerlas igual de bien al mismo tiempo. Se trata de una cuestión de concentración más que de talento y eso debe quedar claro desde un inicio. Por lo que es importante delimitar tareas específicas, tiempos de entrega y ser siempre empático con el otro. Si alguno de los miembros de este sistema falla y provoca frustración, la solución inmediata no es sacarlo del equipo, sino hablar con él y hacerle entender que su error afecta un proceso. En caso de que no quiera entender, habrá que tomar medidas drásticas, pero siempre es importante modificar el proceso tantas veces como sea posible para lograr una fórmula que vaya con el equipo, no con un sólo integrante del mismo.

Creemos que estas son sólo 5 de las muchas cosas que frustran a creativos y diseñadores en su día a día, pero nos gustaría conocer qué otras situaciones les generan este sentimiento y cómo logran solucionarlo. Así que les recomendamos dejar sus historias en la sección de comentarios para compartirlo con la comunidad.

6 comments

Login or sign up to comment

Get Domestika's news in your email