el 23.12.2011 a las 10:32  por Surien· 3 comentarios

Pues eso, desde hace poco que me toca hacer presupuestos de diseños web. El tema es que como nadie me ha enseñado, no sé muy bien si estoy haciendo lo correcto.

Mi proceso es:
- El cliente me dice que quiere una web. Yo le pregunto qué objetivo tiene, público objetivo, ámbito de trabajo de su empresa (la zona más que nada) etc.

- Una vez lo tengo claro, hago una pre-planificación, con las funciones que necesita, para decidir la tecnología que usaremos. En base a eso, hablo con el programador y el me hace un presupuesto en base a su tarea.

- Con el presupuesto del programador ya en la mano, yo hago "mi parte" del presupuesto, en la que incluyo planificación, posibles cambios (casi más que posibles, pongo SEGUROS porque al final...ya sabéis), la parte de diseño de estructura, la parte de diseño gráfico etc.

No sé si ésta es la manera adecuada de hacerlo, ya que ando un poco perdido. No sé si hago demasiado trabajo antes del presupuesto (porque ya planeo las funciones que va a contener la web de manera bastante exhaustiva) o si debería hacerlo más aproximado y luego ya ponerme a planificar a fondo.

Bueno, no a ver qué opináis, que aprender desde 0 sin ningún tutor ni nada parecido, oye, es duro.

Saludos!

danieloso

danieloso el 23.12.2011 a las 11:40

Mi estratégia es responderme dos preguntas:

1. ¿Sabe lo que quiere y necesita?
Hasta el día de hoy no he encontrado a este tipo de clientes, pero las leyendas dicen que si existen.

2. ¿Rápido, Bueno, Barato?
A) La mayoría de los clientes quieren las tres, pero deben saber que 2 siempre, 3 nunca.
B) Si el cliente insiste en las tres cualidades entonces los asesoro sobre todo lo que van a sufrir cayendo en manos de algún freelance desesperado, les deseo buena suerte y les doy mi tarjeta. (Después de unos meses vuelven a llamar =))

3. Tipos de clientes
A) El cliente que quiere un Portal pero en realidad necesita un blog o una página de FaceBook. A estos es mejor ofrecerles contenidos multimedia, no medios herramientas, por ejemplo un video, ilustraciones, video juegos.

B) El cliente que quiere un blog y tiene más información y productos que bestbuy. A estos es mejor ofrecerles una herramienta para auto administrar y publicar su información. Más un poderoso CMS conectado a su DB que un bonito portal.

C) El cliente tiene toda la plata del mundo, un gran producto pero... tiene una semana para el lanzamiento. En estos casos lo mejor es reutilizar y personalizar algún sitio que ya tengas e invertir la mayor parte del presupuesto en medios. Videos, ilustraciones, redes sociales, etc.

4. Manos a la obra
Si el proyecto costaría $10 monedas de oro, le propongo hacer un proyecto más pequeño cobrando el 60% del proyecto. (Es mejor tener pequeños proyectos exitosos que grandes proyectos fracasados)

A) La primera etapa le cobramos $6 moneas de oro y entregamos una primera versión del producto lista para su publicación. Si al cliente le agrada nuestro trabajo continuamos con la segunda etapa.
B) En la segunda etapa como el cliente ya vio la cantidad de trabajo que implica su proyecto y la calidad de nuestro trabajo, entonces podemos incluso renegociar la segunda etapa y cobrar le 1 o 2 monedas de oro adicionales.

En resumen se trata de involucrar al cliente en el proceso de producción para hacerlo consciente del valor del mismo. Sobre las entregas yo le llamo, metodología de aproximación, así como el método de Arquímedes para calcular la superficie de una esfera =)

Surien

Surien el 23.12.2011 a las 11:59

Gracias por la respuesta danieloso! Me he reído mucho con lo de la leyenda de los clientes que saben lo que quieren.

Respecto al punto 2, eso l otengo muy claro, de hecho rula por la web una infografía muy buena que explica muy gráficamente esa regla de 2 siempre, 3 nunca, no sé si la habrás visto. (Acabo de encontrarla! La utopía del bueno/rápido/barato)

El punto 3, me parece muy interesante esa especie de presupuesto escalable. Lo malo es ucando no sabes en un principio hasta dónde puede escalar el proyecto ¿no? Por ejemplo no saber si el proyecto va a vale esas 10 monedas de oro, o si va a valer solo 7 monedas de oro. ^_^. En mi caso por ejemplo, tengo entre manos una tienda online con blog. En cuanto al blog no hay problema, pero en cuanto a la tienda online, ahí si que es complicado saber, porque hay muchas funciones (normalmente las tiendas online abusan de ellas) que pueden incluirse en un futuro y no sé hasta dónde querría llegar el cliente. Mi duda es, ¿hago previamente el trabajo de recopilar posibles funcionalidades, se las muestro al cliente, él decide y entonces hgo el presupuesto en base a eso?

Otra vez, gracias!

danieloso

danieloso el 23.12.2011 a las 21:23

Muy bien, para cotizar necesitas hacerte una pregunta:

¿Proyecto de primera vez?
Si ya haz realizado un proyecto similar cotizar es fácil pero si no lo haz hecho antes entonces debes tener como base los sueldos de todas las personas involucradas por la cantidad de meses que dure el proyecto. Esta cotización BASE incluso la puedes duplicar, no tanto para tener ganancia si no para amortiguar cualquier imprevisto durante el desarrollo. (Siempre es bueno cotizar con empresas que ofrecen paquetes para conocer el mercado).

La estratégia
Mi estrategia escalable sería la siguiente:
1. Implementar el blog y lucirte con el diseño gráfico.
2. Implementar una sección de la tienda sin diseño grafico y sin todas las funcionalidades.

Una vez montado el blog e implementada la tienda, tu habrás obtenido la experiencia necesaria para cotizar la segunda etapa. Por otro lado ellos querrar que su horrible -pero funcional- tienda se parezca a su hermoso y maravilloso blog.
Si no tienes mucha confianza en tus clientes, podrías utilizar en la primera etapa una tienda online más austera y sencilla que aquella que implementaras en la segunda etapa. Aun que claro, debes sabe que la migración tendrá un costo en tiempo para ti. Saludos!!

Entra o regístrate para comentar